Traducir

¿Como bañar a un bebé recién nacido?

Publicado por Yo siendo Mamma en

Cuando nace tu bebé por lo regular todas las personas y papás, su mayor miedo es que los vayamos a lastimar físicamente porque son tan chiquititos y tan frágiles, que la mayoría luego les da miedo de cargarlos. A mí no me dio miedo de cargarla pero si me preocupaba mucho por sostener su linda cabecita, porque luego se les va para atrás de que aún no la sostienen bien por si solos, recuerdo muy bien que mi hija ya le urgía por enderezarse desde que nació cuando la cargaba, por alguna razón le gustaba que la cargará como que parada, no le gustaba para nada acostada, yo supongo que quería estar viendo todo y por eso prefería así. Y si cargarlos nos da miedo pues bañarlos con mayor razón y más a la hora de que los volteas o cargas para lavarles su espaldita y pompis, como también a la hora de ponerle la toalla. Pues con mi hija fue todo un show porque no le gustaba el baño en la tina y pues lloraba muy feo y trataba de hacerlo todo lo más rápido posible.

Así que para darle un baño en tina tienes que hacer lo siguiente:

– Primero que nada tienes que alistar todo antes de bañarla; su ropa, su toalla, su crema, el pañal, la tina, la base para bebé de recién nacido si no la incluye tu tina, tu cubeta de agua tibia, el shampoo, el jabón y la esponja.

– De ahí irle quitando poco a poco la ropa que tenga puesta para que no sienta tanto el frío o el cambio de temperatura.

– Después poner un poco de agua a la tina para que no esté fría.

– Y de ahí pues bañarla a como mejor te acomodes, yo siempre primero le lavo la cabeza y de ahí todo el cuerpo y al final sus partes íntimas.

– Al final pues lo enjuagas echandole agua con la esponja y lo cargas para enrollarlo con la toalla, para secarlo, ponerle crema y vestirlo rápidamente para que no se enfríe.

Así que si a tu bebé le encanta estar en el agua y bañarse en la tina, eso es lo que tienes que hacer.

Pero también hay otra opción y es el que se bañé con mamá o papá en la regadera, y está fue la opción que empecé a usar partir de la segunda o tercera semana de la cuarentena, porque como le dije anteriormente mi hija siempre lloraba en la tina y pues en unas de esas de que ya me quería bañar y no había nadie que checara a mi hija pues me metí a bañar con ella y más porque aveces se ponía a llorar a media bañada porque no estaba cerca de ella.

Entonces en esa ocasión me anime hacerlo así porque en primer lugar ya quería bañarme, en segundo lugar pues creo ya no tenía puntos de la cesárea y pues ya no me dolía al bañarme, y en tercer lugar pues recomienda ese contacto de piel a piel para crear un vínculo más fuerte con tu bebé. Y efectivamente el bebé se siente más seguro con su mamá o papá porque de esta forma mi hija no lloró para nada.

Así que para bañarte con tu bebé, lo que tienes que hacer es:

– Alistar tu ropa, la ropa de tu bebé, la crema(s), los shampoos, los jabones y las toallas.

– Ir desvistiendo a tu bebé para que no sienta el cambio de temperatura hasta dejarlo con el body, para que cuando entres al baño te desvistas cargando a tu bebé y al final a él(como yo le hacía), también puedes ponerlo en el portabebé o silla mecedora mientras te desviste y al final a tu bebé.

– Después pues empiezas a bañarte y al final a tu bebé o viceversa (así yo le hacía); aunque también podrías primero bañarte solo tú mientras tienes a tu bebé en el portabebé o la silla mecedora(nota: está es indispensable, fue algo que me hubiera gustado tener y me hubiera ayudado mucho) para que cuando termines de bañarte al final lo desvistas y lo bañes.

– Y pues el último paso enrollar a tu bebé con la toalla y después ponerte la toalla tú, y digo ponerte la toalla porque realmente cuesta secarse uno con el bebé en los brazos. Y ya vestir a tu bebé y después terminarte de secar y vestirte o viceversa.

Algo más para facilitarte esto es que alguien te pase a tu bebé y dársela para que lo vistan.

Tal vez suena difícil o tengas mucho miedo de hacerlo, pero pues es algo que se tiene que hacer y que hay que darse mañas o ir agarrando práctica. Así que tranquila, respira onda y ten mucha calma, paciencia, cariño y amor al bañar a tu bebé.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *