Traducir

Lo difícil de la maternidad

Publicado por Yo siendo Mamma en

La vida del ser humano está lleno de etapas y retos; y en cada una de ellas siempre hay una parte difícil que superar para seguir avanzando y aprender de ello.

Por eso es que el humano ha sobrevivido tantos años porque tiene la capacidad de adaptación y de eso se trata la gran parte de la vida del ser humano, de aceptar y adaptarse ante cualquier situación para llevar una vida con armonía.

Otra parte importante de que el humano siga en este planeta es que tiene la función biológica de reproducirse para dejar descendientes.

Y es ahí donde entran las mujeres embarazadas, es cierto que uno decide si ser madre o no, porque ser madre no solo es tener un hijo de sangre, es una decisión y dedicación de ser madre, como bien dice el dicho:

“Madre no es quien engendra sino quien cría”

Así que puedes ser madre porque lo decidiste con tu pareja, por medio de reproducción asistida o por adopción.

Y cuando llega ese momento en que tienes a tu hijo en tus brazos, hace que haya un gran cambio en tu vida en todos los sentidos, desde tu cuerpo, en tu persona, la relación con tu pareja y con las personas que te rodean, tu estilo de vida, en tu trabajo, en tus rutinas, etc.

Y yo creo que está es la parte más difícil de la maternidad, el de adaptarse a esa nueva vida lleno de cambios, porque aumentas tus responsabilidades además de que gran parte recae en ti y más aún si no tienes apoyo de alguien.

Incluso aunque pase el tiempo no dejas de adaptarte porque tu hijo o hijos siguen creciendo y aprendiendo cosas nuevas, así como tú también.

Y en todo este proceso de adaptación te surgen el miedo, la duda, los pensamientos sobre ti misma, de lo que es correcto o no, si lo estás haciendo bien o no, que si dejaste de hacer esto, que sí han cambiado tus planes que tenías antes de ser mamá, etc.

Por lo tanto esto hace que se desata el caos en tu mente y en algunas veces te sientas sola, desorienta, cansada, deprimida y un sin fin de sentimientos encontrados porque al mismo tiempo eres feliz. Entonces es ahí donde entras en una lucha constante consigo misma, el de seguir siendo tu y al mismo tiempo ser madre. A veces puedes llegar a perder tu identidad que tenías antes de ser madre y olvidarte de ti misma.

Al mismo tiempo entra un constante miedo, preocupación y culpa hacía tus hijos, de que quieres su bienestar y seguridad.

De igual modo luchas con una sociedad que solo juzga y opina sin preguntarte qué sucede o cómo te sientes realmente, volviendo esto un poco más duro de sobrellevar, sintiendo una gran soledad porque nadie escucha tus sueños, preocupaciones, dudas, etc. y esto hace que puedas llegar a dudar de ti misma. Todo esto hace que no te desahogues y que puedas entrar en una depresión pero al mismo tiempo ser fuerte y feliz por esas personas que te dan tanto amor y alegrías.

Otro punto importante es que físicamente te desgastas, porque siendo madre todo el tiempo te sientes cansada por las múltiples actividades que tienes que hacer y el descanso no te basta para recuperarte del todo, haciendo que estés todo el tiempo alerta y preocupada.

Así que ser madre es hermosamente duro, está lleno de opuestos y uno lo va sobrellevando, disfrutandolo y dejándolo pasar. Porque el tiempo pasa más rápido y es ahí donde disfrutas cada detalle que pasa.

Aprendes a vivir en el aquí y ahora.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *